Un viaje histórico: recorremos la Pacific Coast Highway con el Polestar 3

Si te apasionan los coches, hay lugares por los que sí o sí deberías conducir. El asfalto, a veces, rezuma historia, y no solo automovilística; personalidades, gastronomía o incluso música pueden contribuir a su valor. El que transcurre a lo largo de la costa del Pacífico es el ejemplo perfecto.

Polestar 3 rear driving down the PCH.

La Ruta Estatal 1, con sus más de 1000 km de longitud, es la autopista principal que bordea casi toda la costa norteamericana del Pacífico.

Pero es la Pacific Coast Highway (o PCH, como la conocen los lugareños) el tramo más famoso de esa carretera épica. El trayecto completo dura unas 10 horas y es ideal para probar coches en situaciones reales.

Llega el momento de recorrerla a bordo del Polestar 3, con sus 610 km de autonomía. Estamos probando el coche por todo el mundo, y hace poco visitamos con él los Emiratos Árabes para llevar a cabo pruebas en climas cálidos.

Siguiente tema: autonomía y recarga. Ahí es donde entra en juego la PCH.

Polestar 3 rear driving down PCH during sun set.
Polestar 3 HMI close-up.

El equipo salió de San José y cogió la PCH desde Santa Cruz. Nos gusta lo típico.

Vimos por el retrovisor la ciudad que aloja el histórico Museo del Surf de Santa Cruz, meca para la afición de este deporte, con objetos que muestran los orígenes de la cultura surfera californiana. Por desgracia para el equipo de pruebas del Polestar 3, no había tiempo de coger olas.

Sin embargo, la PCH comienza en Monterrey, conocida por los amantes del motor por Pebble Beach y su emblemático encuentro automovilístico (y también por su mundialmente famoso festival de jazz).

Collage of birds in the blue skies, a Polestar 3 side shot by the ocean and a close-up of the Polestar 3 front.

El Polestar 3 consta de una batería de 111 kW y dos motores. Esto mejora su potencia, pero también su autonomía. Aunque tantos kilómetros no servirían de nada si tardara una eternidad en cargarse.

El Polestar 3 puede cargarse con hasta 250 kW de corriente continua, es decir, pasaría de un 10 % a un 80 % de carga en 30 minutos. Precisamente esto es lo que quería probar el equipo en la PCH.

Polestar 3 steering wheel.
Polestar 3 side view looking over the ocean.

Hay un montón de cargadores a lo largo de la autopista, lo que supuso una buena oportunidad para probar también la tecnología de planificación inteligente de rutas, que utiliza Google Maps para sugerir las paradas de carga necesarias en cualquier trayecto.

Con la batería del Polestar 3 completamente cargada, el equipo continuó por la Pacific Coast Highway hacia el puente Bixby, donde las olas se unen a la postal.

01/03

Para muchos californianos, cruzar el puente de Bixby es lo mejor de la PCH.

De pronto, tienes todo el Pacífico ante ti, y puede que hasta alguna foca asome la cabeza para saludarte. Es una experiencia única y el marco perfecto para el Polestar 3.

Acabamos el viaje en el Big Sur. Aquí, la PCH nos muestra el océano a un lado y las impresionantes montañas de Santa Lucía al otro. Pura naturaleza californiana.

Fue la cuna del movimiento contracultural californiano en la década de 1960, y escritores como Hunter S. Thompson y Jack Kerouac escribieron algunas de sus primeras obras desde sus pequeñas playas y pueblos costeros.

Por muy bohemio que sea el equipo de pruebas del Polestar 3, la literatura beatnik no estaba en la agenda. Hora de despegarse del volante y dar por concluidas las pruebas.

Relacionado

Tanja Sotka approaching her Polestar 2.

Más allá de la carretera: Tanja Sotka

Te damos la bienvenida al tercer episodio de Más allá de la carretera, una serie de contenidos sobre historias de propietarios de Polestar de todo el mundo. En este episodio, nos reunimos con la agente inmobiliaria Tanja Sotka en los paisajes remotos y tranquilos de la Laponia finlandesa, donde nuestra protagonista ha encontrado su paz interior.