Los SUV y EE.UU.: un vínculo electrificado

Si piensas en vehículos que consumen mucha gasolina, seguro que te vienen los SUV a la cabeza. Y al pensar en los SUV, es inevitable acordarse de Estados Unidos, su país de origen. Pero a medida que los fabricantes y los modelos de coches hacen el cambio a lo eléctrico, una de estas asociaciones se va quedando desfasada.

Cada vez hay más demanda de SUV en todas partes. Son una fuerza a tener en cuenta en el mundo de la automoción, ya que representan casi la mitad de las ventas de coches nuevos en todo el mundo. De hecho, durante la última década, las ventas de estos vehículos, que han destacado siempre por su posición de conducción elevada, su interior amplio y su idoneidad tanto para desplazamientos diarios como para aventuras por cualquier terreno, se han duplicado.

Son particularmente populares en Estados Unidos, donde representan el 60 % de las ventas de coches nuevos. Y no parece que se trate de una moda pasajera.Los SUV están totalmente arraigados en la cultura yanqui.

Desde que existen, los SUV se han mantenido como una de las opciones preferidas de los estadounidenses.

Y no es de extrañar. ¿A quién no le gusta la idea de meter a la familia al completo junto con todos los bártulos en un coche amplio, cómodo y con buen motor? Y además, puedes conducirlo por senderos o caminos completamente nevados, y viéndolo todo desde arriba. Sean cuales sean las razones, está claro que existe un vínculo entre los SUV y los estadounidenses.

Al menos, es lo que se dice, pero ¿qué piensan los estadounidenses de los SUV del futuro? Llevamos el Polestar 3, el SUV de la era eléctrica, a recorrer Estados Unidos de costa a costa para que nos lo cuenten ellos mismos.De viaje por EE. UU. 

En el futuro, el Polestar 3 se construirá en Ridgeville, Carolina del Sur. Antes de su lanzamiento, el coche recorrerá los Polestar Spaces del país como parte de su presentación itinerante por EE.UU.  

En abril, el coche hizo su debut en Estados Unidos, en la ciudad de Nueva York. Desde entonces, se ha expuesto en Spaces y eventos de Los Ángeles, Tampa, Palm Beach, Boston, Portland, Denver, Mineápolis y Bellevue, por citar algunos, con una gran acogida. Lo que mejor valoran los visitantes es su espacioso interior y sus proporciones, así como su precio.

El recorrido por EE.UU. continuará a lo largo de julio. Las siguientes paradas se anunciarán en nuestra página de eventos próximamente.La electricidad como punto de partida 

El sector de la automoción está viviendo una época de cambios, ya que numerosos fabricantes de coches, desde gigantes tradicionales hasta nuevos disruptores, han revelado su intención de electrificar sus próximas líneas de vehículos, incluidos los SUV. Es imperativo redefinir los SUV para dejar atrás la era de la combustión y allanar el camino a los eléctricos.

En comparación con los turismos de tamaño estándar, los SUV suponen una mayor amenaza para el medioambiente, ya que emitieron casi 1000 millones de toneladas de CO2 en 2022 y consumieron un 20 % más de combustible de media.

Ahora bien, sería un grave error prohibir los SUV e ignorar sus muchas ventajas cuando existe la oportunidad de aprovechar su popularidad para acelerar el cambio hacia una movilidad sostenible. La electricidad es solo el punto de partida; debemos esforzarnos por pasar de las emisiones del tubo de escape a la descarbonización de la fabricación. Por ejemplo, con la tecnología de las baterías.

Las celdas de las baterías utilizadas en el Polestar 3 se fabrican con electricidad renovable. Esto, combinado con otros factores, como la mejora de la química de las celdas, reduce un 24 % las emisiones de CO2e por kWh en comparación con el Polestar 2. El resultado es una batería de 111 kWh con una huella de 7,6 t de CO2e. Seguimos trabajando en minimizar la huella de carbono del Polestar 3, de acuerdo con nuestro objetivo de reducir a la mitad las emisiones relativas por coche vendido para 2030. El Polestar 3 es el SUV de la era eléctrica

Otro aspecto importante a la hora de crear un SUV para la era eléctrica es su diseño. 

La altura y la aerodinámica de los SUV tradicionales los hacen poco eficientes. Es un aspecto que tuvimos muy en cuenta cuando diseñamos el Polestar 3. Conservamos la distancia al suelo y la posición elevada de los asientos, pero incorporamos características inspiradas en los coches deportivos, como asientos basculantes y un salpicadero más bajo, para crear un perfil más aerodinámico.

El Polestar 3 también presenta alerones en la parte delantera y trasera que optimizan el flujo de aire reduciendo la resistencia y aumentando su autonomía real hasta los 480 km.

Mientras los SUV siguen ganando popularidad en Estados Unidos y otros países, en Polestar trabajamos para acelerar el cambio hacia una movilidad sostenible. 

Relacionado

Close-up of Maria Uggla holding the Polestar signature weave.

Polestar y Bcomp: la creación de nuestro característico tejido interior

Estamos en plena época de cambios para la industria de la automoción. Los sistemas de propulsión, la conducción autónoma y el infoentretenimiento están transformando por completo nuestra forma de entender la movilidad. Además, se está innovando en el diseño de interiores y la fabricación de tejidos en busca de materiales que sean sostenibles y, al mismo tiempo, exclusivos. En nuestro caso, los hemos encontrado en medio de los Alpes suizos.