Tablas de surf viejas reconvertidas en monopatines sostenibles

En las últimas décadas, el skateboard ha pasado de los márgenes de la sociedad a la pantalla de televisión, y de ser una subcultura a convertirse en un deporte olímpico. Con esta trayectoria, nos preguntamos qué será lo próximo, así que viajamos a la cuna del skateboard para averiguarlo. El fabricante de tablas de surf y monopatines Shred MFG nos cuenta una historia de pasión, artesanía y sostenibilidad.

La breve historia de la cultura del surf de California

Cuando se inventó el monopatín en la década de 1950, el panorama del surf en California estaba en auge. El interés por este deporte en la zona comenzó a principios del siglo XX, cuando el surfista hawaiano George Freeth mostró en el sur de California lo que era capaz de hacer sobre una tabla.

Poco después, cuando el automóvil se hizo más accesible, el surf ganó popularidad, ya que los surfistas podían cargar las tablas en los maleteros y salir a coger las mejores olas de la costa oeste.

Sin embargo, el océano es impredecible, y sin olas es imposible surfear. Con la moda del surf en su apogeo, la afición se propuso encontrar una manera de surfear cuando el océano estaba en calma. Pronto cayeron en que el asfalto es, por naturaleza, plano, y está al alcance de todo el mundo. Así nació el skateboard.

Esta nueva forma de hacer surf se considera el origen del skateboard. Desde entonces, se ha convertido en un deporte popular con diferentes variantes, aunque conserva el ambiente sencillo y desenfadado que caracteriza a su antecesor.

Siempre con la tabla a cuestas

Marcelo Gagliardi, fundador y creador de Shred MFG, quiere aportar su granito de arena a este deporte fabricando tablas para el futuro. 

Siendo muy pequeño, el surf se convirtió en una parte importante de la vida de Marcelo. Desde que tiene uso de razón, se enamoró de este deporte, y crecer junto a las playas de Brasil le permitió desarrollar esta pasión. Destaca la sensación de libertad que le produce. 

"Es una forma de expresión única y liberadora. Cada vez que surfeas es diferente, cada ola que coges es distinta. Te hace sentir que estás haciendo algo saludable, que supone un reto constante y que te conecta con la naturaleza", comenta Marcelo.

Su pasión por este deporte no solo no ha ido a menos con el tiempo, sino que se ha extendido al skateboard. Incluso ha hecho de su pasión su medio de vida. 

Tras trabajar durante más de una década como artesano de tablas de surf, Marcelo dio el salto y montó su propio negocio. Hoy dirige Shred MFG, una fábrica de tablas de surf y monopatines con sede en California, cuna del skateboard y epicentro de la producción de tablas de surf.

Shred MFG owner Marcelo checks on orders.
Close up of Shred scribble logo.
Triturar residuos permite crear nuevos productos que alarguen el ciclo de vida. Existe una serie de técnicas que devuelven a la basura su valor original para que la rueda siga girando.
Marcelo Gagliardi, fundador de Shred MFG
El arte de triturar tablas (y olas)

Antes de entrar en el meollo de la fabricación de tablas sostenibles, vamos a explicar el significado del nombre de la empresa de Marcelo, Shred MFG. "Shred", en inglés, significa "triturar" en el contexto del reciclaje, pero cuando lo aplicamos al surf, se refiere a la habilidad con la que se ejecutan giros rápidos y repetidos sobre una tabla. Con el movimiento, la ola se rompe (o tritura), dando lugar a gotas de agua que salen despedidas.

En Shred MFG, llaman "shred" a los residuos de tablas de surf recicladas con los que fabrican monopatines. Pero para Marcelo y su equipo, el significado va más allá del material y el proceso en sí; se trata de la filosofía de la empresa.

"Triturar residuos permite crear nuevos productos que alarguen el ciclo de vida. Existe una serie de técnicas que devuelven a la basura su valor original para que la rueda siga girando", comenta Marcelo.

Que los monopatines de Shred MFG nazcan de tablas de surf recicladas tiene su punto poético, igual que el skateboard nació en su día del surf. Hemos cerrado el círculo.

Cómo hacer un monopatín reciclado

Volvamos al proceso y entremos en materia. Shred MFG fabrica a mano tablas de surf y monopatines. Sus tablas de surf son artesanales, de alta calidad y están elaboradas con resinas epoxi a las que se da forma en el taller o que se entregan listas para laminar.

Después, el equipo instala las aletas, completa las ilustraciones con aerógrafo o los acabados con una capa transparente, lamina las tablas con fibra de vidrio, aplica un revestimiento en caliente y pasa controles de calidad.

Los residuos que se generan a lo largo del proceso, como el exceso de resina y otros subproductos, se recogen y se introducen en una gran trituradora industrial que expulsa una especie de confeti de colores. Esta materia 100 % reciclada se utiliza para fabricar el núcleo de los monopatines. El aspecto habla por sí solo, pero ¿qué tal funcionan?

Durante mucho tiempo, los monopatines se fabricaban principalmente con madera. En los años 70 llegaron los de plástico ligero, aunque no tuvieron demasiado éxito. Poco después, las tablas de madera se establecieron en el mercado. Las de plástico resurgieron en la década de 2010, cuando la marca australiana Penny popularizó el cruiser de este material.

Marcelo nos asegura que las sensaciones sobre un monopatín de composite de Shred MFG son muy parecidas a las de uno de madera. La principal ventaja de la tabla de composite es su durabilidad.

"Con técnicas del sector automovilístico y aeronáutico podemos garantizar construcciones resistentes y duraderas. En la empresa, hemos conseguido aplicarlas en una industria en la que aún no se habían utilizado", comenta Marcelo.

Surf and skateboard manufacturer Shred.
Para contribuir a que las próximas generaciones disfruten de lo mismo que disfrutamos hoy, es necesario emplear prácticas sostenibles y no parar de innovar.
Marcelo Gagliardi, fundador de Shred MFG
Los monopatines del futuro

Marcelo empezó su negocio en el garaje de su casa y creció hasta hacer de su pasión su profesión. Pero además, a raíz de su trabajo, Marcelo está contribuyendo a hacer del surf y del skateboard deportes más respetuosos con el medioambiente, algo indispensable si tenemos en cuenta la subida del nivel del mar y la contaminación de las ciudades.

"La sostenibilidad es uno de los pilares más importantes de nuestra empresa. Solo se puede disfrutar de estos deportes en un entorno cuidado que invite a practicarlos", comenta Marcelo.

Marcelo, que creció entre olas, quiere transmitir esa experiencia a sus hijos.

"Para contribuir a que las próximas generaciones disfruten de lo mismo que disfrutamos hoy, es necesario emplear prácticas sostenibles y no parar de innovar. Estos deportes tienen que seguir existiendo para quienes necesiten un tipo diferente de terapia o de liberación. Eso es lo que queremos transmitir con cada producto", afirma Marcelo.

Relacionado

Tanja Sotka approaching her Polestar 2.

Más allá de la carretera: Tanja Sotka

Te damos la bienvenida al tercer episodio de Más allá de la carretera, una serie de contenidos sobre historias de propietarios de Polestar de todo el mundo. En este episodio, nos reunimos con la agente inmobiliaria Tanja Sotka en los paisajes remotos y tranquilos de la Laponia finlandesa, donde nuestra protagonista ha encontrado su paz interior.