Polestar Precept


El plástico comienza a redimirse. El Precept, con sus técnicas innovadoras y soluciones poco ortodoxas, da una segunda vida a las botellas PET y redes de pesca desechadas.

El plástico comienza a redimirse. El Precept, con sus técnicas innovadoras y soluciones poco ortodoxas, da una segunda vida a las botellas PET y redes de pesca desechadas.

Las superficies de los asientos del Polestar Precept parten de un único hilo hecho de botellas PET recicladas. Con estas se fabrica un hilo en 3D a medida sin cortes, lo que permite minimizar el desperdicio sin comprometer su estética.

Las alfombras del Precept están hechas de nailon 6, un material fabricado con redes de pesca en desuso. Un sistema de recolección internacional se encarga de recoger dichas redes, lo que permite un suministro de plástico que se perpetúa a sí mismo y que, de otro modo, podría haber terminado en el mar.

En Polestar, la búsqueda de la sostenibilidad integral nos ha llevado a descubrir proveedores de materias primas antes inimaginables. Un ejemplo de ello es el sector vitivinícola, el cual nos suministra los desechos del proceso de fabricación del corcho e incluso tapones enteros, que usamos para fabricar el PVC del interior del Precept.

Polestar © 2022 Todos los derechos reservados
Cambiar ubicación: