Lo primero es lo primero: materiales sostenibles

A menudo, cuando surge un problema nos aconsejan que analicemos su causa fundamental, el fondo del asunto. Este consejo es igualmente válido si hablamos de reciclaje y sostenibilidad, dada la imposibilidad de resolver el cambio climático mediante soluciones ad hoc. En su lugar, debemos aspirar a una reestructuración integral de nuestros procesos de fabricación. La primera fase de la fabricación de vehículos la conforman las materias primas. Ese debe ser el punto de partida en nuestra búsqueda de la auténtica sostenibilidad.

Polestar sustainable materials
La primera etapa de todo diseño debería ser el análisis del material, en lugar de su aplicación a partir de un diseño ya existente.
Maria Uggla

Cuando se preguntó a la directora de diseño Maria Uggla y a Komal Singh, responsable de colores y materiales, por el enfoque de Polestar sobre sostenibilidad y cómo podría mejorar, ambas ofrecieron respuestas muy claras. Debemos diseñar para aprovechar e incorporar materiales sostenibles, en lugar de pretender forzar los materiales para adaptarlos a nuestros diseños. "La primera etapa de todo diseño debería ser el análisis del material, en lugar de su aplicación a partir de un diseño ya existente", afirma Uggla.

Que un diseño sea realmente sostenible significa saber desarrollar productos cuyos materiales podamos reutilizar repetidamente. Con ese fin, debemos idear un sistema basado en 'tomar prestados' los materiales para, una vez alcanzado el fin de la vida útil del producto, devolverlos al mismo sistema. Básicamente, la sostenibilidad consiste en crear productos que reflejen los ciclos de vida naturales.

Por lo general, en la fase de diseño nos centramos en la funcionalidad, la calidad y los costes con el objetivo de satisfacer los requisitos del cliente. Tradicionalmente, estas cuestiones han ostentado mayor importancia que la sostenibilidad, desde la misma producción hasta el término de la vida útil de los productos. Dada la importancia de la etapa de diseño del producto para determinar la sostenibilidad futura, debemos establecer un proceso de diseño en el que la sostenibilidad sea fundamental. En lugar de resolver el modo de reciclar un producto al concluir su vida útil, la labor de los diseñadores debe incluir la adopción de un enfoque proactivo que contemple la
circularidad como elemento fundamental de la fase de diseño. "Debemos contemplar el bucle como un todo", señala Uggla.


01/02

The first sketches.

Por esto, el diseño de todas las barreras que dificultan el reciclaje debe completarse en la fase de producción, a fin de garantizar la plena circularidad. En lugar de considerar los residuos como punto de partida, el material puro debe guiar el diseño. En esencia, la cuestión principal pasa a ser cómo utilizar y diseñar el material puro de tal forma que podamos garantizar su reciclaje cíclico. Este objetivo podría adoptar la forma de materiales biodegradables en el medio ambiente, optando por mono-materialesque nos permitan despejar el camino hacia el reciclaje, o aplicando métodos de fabricación que faciliten y agilicen el desmontaje previo al reciclaje.

Aunque la sostenibilidad es nuestra máxima prioridad, no podemos ignorar la importancia de la calidad y la durabilidad a la hora de seleccionar nuestros materiales. Cuando se planteó la cuestión del equilibrio entre el valor de la sostenibilidad y el de la calidad y la durabilidad, tanto Uggla como Singh estuvieron de acuerdo en que no son necesariamente excluyentes. "Creo que esa duda proviene de una visión tradicional de lo que consideramos un material premium", apunta Singh. Nuestra tarea como diseñadores es crear nuevos productos premium que transmitan sensaciones de lujo y calidad sin perder de vista la sostenibilidad. Sin duda, no se trata de una labor sencilla, pero sí es un reto que nos motiva e inspira diariamente. "Tratar todo el material como materia prima y enfrentarnos constantemente al folio en blanco es precisamente lo que convierte nuestro trabajo como diseñadoras en un desafío siempre interesante", asegura Singh.

Como empresa de vehículos eléctricos, siempre buscamos mejorar e innovar en nuestros procesos de fabricación de forma sostenible. Nuestro máximo objetivo es que los vehículos sean neutros desde el punto de vista climático mucho antes de abandonar nuestras plantas". Tanto Uggla como Singh coinciden en que el objetivo es la evolución constante, recordando que los conceptos que resultaban válidos hace tres años pueden no serlo ya hoy. Alcanzar la sostenibilidad, por lo tanto, se traduce para nosotros en un esfuerzo definido por la evolución constante, el aprendizaje y la repetición frecuente y regular. Las actualizaciones de
sostenibilidadevidencian todo lo que nuestros diseñadores e ingenieros aportan a nuestros vehículos. "Cuando dispongamos de mejores soluciones, nos aseguraremos de introducirlas en los vehículos en uso actualmente", afirma Uggla.

La mayoría de los problemas suelen resolverse echando la vista atrás, regresando a la casilla de inicio. En nuestro caso, si el problema es la sostenibilidad debemos centrarnos en lo inicial y más básico: el material. Justo ese será nuestro punto de partida.

Relacionado

Polestar 0 project.

Proyecto Polestar 0: de principio a fin con cero emisiones

La industria automovilística necesita una puesta a punto. Nos hemos propuesto averiguar qué se podría aprovechar y qué debe desaparecer, porque, tal como nosotros lo vemos, la nueva era de la automoción empieza y acaba con cero emisiones.

Mantente al día sobre las últimas novedades de Polestar

Nuestras newsletters son un resumen de todas las novedades de Polestar: noticias, eventos, información de productos y mucho más.

Suscribirse
Polestar © 2023 Todos los derechos reservados
LegalÉticaPrivacidadCookiesDeclaração de acessibilidade
Cambiar ubicación: